Cartier

Sabia mezcla de audacia, pasión y elegancia, Cartier es precursor en el estilo relojero: creador del primer reloj de pulsera, Cartier también ha revolucionado el diseño relojero imaginando, a principios del siglo pasado, la esfera rectangular. Los relojes Cartier son «mechanics of passion» que combinan la tecnología punta con el carácter.

 

 


BALLON BLEU DE CARTIER

Ligero como un globo, azul como el zafiro que protege, el reloj Ballon Bleu de Cartier adorna las muñecas masculinas y femeninas con elegancia. Los números romanos se desvían de su trayectoria bajo la influencia de una corona de cuerda adornada con un cabujón de zafiro alojado bajo un arco de metal precioso. Caja de curvas convexas, esfera en guilloché, manecillas en forma de espada, brazaletes de eslabones pulidos o satinados... el reloj Ballon Bleu de Cartier flota a través del universo de la relojería Cartier.

 

 

TANK

Louis Cartier crea el reloj Tank en 1917. Ha nacido una leyenda. Algunos años antes de su comercialización en 1919, el general Pershing recibe el primer prototipo como regalo. Su estética única viene determinada por sus enganches disimulados bajo sus angarillas verticales planas de aristas vivas. La pureza de sus líneas seducirá a los espíritus libres y elegantes de todo el mundo. Convertido en icono, el reloj Tank ha dado origen a múltiples variantes, sin que su fuerte identidad haya sido desnaturalizada.

 

 

CALIBRE

Contemporáneo y refinado, el reloj Calibre de Cartier reinterpreta la forma redondeada relojera con carácter y estilo. Dotado del nuevo movimiento de Manufactura Cartier 1904 MC, este nuevo reloj es una combinación de masculinidad deportiva y savoir-faire excepcional.

 

 

SANTOS

En 1904, Louis Cartier concedió al famoso aviador brasileño Alberto Santos Dumont su deseo: poder leer la hora durante el vuelo. El nacimiento de uno de los primeros relojes de pulsera selló los lazos de amistad entre los dos pioneros. Los ángulos redondeados de la esfera, la curva de los cuernos sin transiciones, y los tornillos aparentes hicieron de él un reloj mítico que inspiraría incontables interpretaciones.

 

ROTONDE

El dominio de los efectos de la gravedad ha sido siempre uno de los mayores desafíos relojeros. Para paliar este problema, el tourbillon era hasta hace poco la solución más conocida. Pero con el Calibre 9800 MC, la Maison Cartier propone una alternativa al tourbillon. Este movimiento inédito reposa sobre una característica principal: su rotor, en el que se integra todo el conjunto formado por el escape, el oscilador y el pequeño segundero, vuelve siempre a la misma posición, evitando así el efecto de la gravedad sobre la cronometría en las posiciones verticales. Auténtica proeza del diseño relojero, este rotor que cuenta con cinco veces más componentes que una jaula de tourbillon es un nuevo testimonio del virtuosismo de los maestros relojeros Cartier.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Relojería AR, SL - Diseño Sevilla Creativa