IWC Schaffhausen

Gracias a su pasión por la innovación y la creatividad técnica, IWCSchaffhausen goza de una impecable reputación en todo el mundo. Desde 1868, esta manufactura suiza produce obras maestras de la Haute Horlogerie que combinan ingeniería de precisión y diseño exclusivo.

 

 


Como marca premium en el sector internacional de los relojes de lujo, IWC se ha comprometido con la fabricación de productos de Haute Horlogerie de la más alta calidad. Más de 1100 empleados, entre ellos 120 relojeros altamente cualificados, participan en el desarrollo, manufactura y distribución de perfectas obras maestras mecánicas. El célebre relojero del noreste de Suiza cuenta con 900 puntos de venta en todo el mundo, incluyendo más de 60 Boutiques IWC en ciudades como Nueva York, Pekín, Dubái, Hong Kong, Ginebra, París y Moscú. Desde 2000, la manufactura es parte del grupo suizo Richemont Group.

 

 

LAS TRADICIONALES FAMILIAS DE IWC

 

Las familias de relojes de IWC —los Relojes de Aviador, Portugués, Ingenieur, Aquatimer, Da Vinci y Portofino— reflejan una larga tradición. Son prueba de la capacidad de innovación de los ingenieros de Schaffhausen a lo largo de cuatro generaciones y abarcan el amplio rango de experiencia relojera de la manufactura: desde relojes robustos para uso diario hasta relojes deportivos profesionales y las complejidades de la más refinada Haute Horlogerie. Se les suman las especialidades relojeras como la Gran Complicación y la Colección Vintage de IWC.

 

 

LA VANGUARDIA ESTADOUNIDENSE Y LA TRADICIÓN SUIZA

 

En 1868, el relojero de Boston Florentine Ariosto Jones fundó la «International Watch Co.» en Schaffhausen, lejos de los centros relojeros de la Suiza francófona. Su objetivo era combinar las progresivas técnicas de producción estadounidenses con la célebre manufactura consumada de los relojeros suizos. Jones encontró en Schaffhausen las condiciones idóneas: instalaciones industriales modernas, una planta hidráulica alimentada por el Rin para operar sus máquinas y una tradición relojera secular. La manufactura logró establecer desde el principio una excelente reputación con el primer calibre Jones, llamado así en honor al fundador. En 1885, IWC demostró su espíritu innovador con los relojes de bolsillo Pallweber, con su revolucionaria indicación digital de las horas y los minutos. A finales del siglo XIX, aparecieron los primeros relojes de pulsera de IWC con movimiento de reloj de bolsillo saboneta calibre 64.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Relojería AR, SL - Diseño Sevilla Creativa